martes, 18 de diciembre de 2012

Relájate y saborea cada bocado

No sé a vosotros, pero en estos días previos a las fiestas navideñas observo que a la gente de mi alrededor le hacen falta días de 48 horas. Comidas de empresa, compras de regalos, preparación de viajes, planificación de las cenas de Nochebuena y Nochevieja… todo un cúmulo de factores que acaban por estresar hasta al más resuelto en esto de la organización de eventos sociales. Pero ¿lo importante en estas fechas no debería ser descansar y pasar buenos ratos con familia y amigos alrededor de una buena comida? ¿Por qué nos entra este desenfreno consumista? ¿Es necesario? Quizás deberíamos echar la vista atrás y aprender un poco de los orígenes.

Ésta es una de las premisas de un movimiento mundial que pretende mitigar las consecuencias de la vorágine que muchas veces supone el día a día en la sociedad actual. Según su propia web, uno de sus objetivos es el de “impedir la desaparición de las tradiciones gastronómicas locales y combatir la falta de interés general por la nutrición, por los orígenes, los sabores y las consecuencias de nuestras elecciones alimentarias”. Sin duda, toda una contrarrevolución que defienden los que creen que un estilo de vida más saludable, feliz y placentero es posible. Se trata del movimiento Slow Food.


Esta corriente de pensamiento nació el día que un periodista italiano, Carlo Petrino, observó que había abierto un restaurante McDonald’s en la romana “Piazza di Spagna”. Este hecho, en principio banal, hizo que Petrino reflexionara acerca de la tragedia que suponía que mucha gente ni siquiera tuviera tiempo de sentarse durante un rato para alimentarse de manera decente, conformándose con comida rápida producida en masa. Decidido a hacer algo para intentar solucionar este problema, puso las semillas para el brote de este movimiento. Hoy en día, cuenta con más de 100.000 miembros en todo el mundo.

Pero no se trata de demonizar la comida rápida, porque, entre otras cosas, tampoco sería justo. Se pretende que la gente dedique un poco de su tiempo a disfrutar de la comida. Esta red culinaria pretende impulsar que nos alimentemos con productos regionales, potenciando así las tiendas y mercados locales. Salir a cenar al restaurante de un vecino o cocinar recetas tradicionales de nuestra zona sería una buena muestra de ello.


Y es que no hay nada más agradable y satisfactorio que relajarse alrededor de una buena mesa en compañía de familia y buenos amigos. Sin duda, el placer de comer productos de calidad debe ser celebrado, pero para ello no hay que estresarse ni preparar abundantes, complicadísimas y caras recetas, nuestros abuelos y abuelas no lo hacían y seguro que pasaban unas fiestas muy entrañables.

¡Feliz Navidad!

9 comentarios:

  1. Estoy de sorteo en mi blog y creo que te va a gustar mucho. Aaaaaaa te dejo el enlace del blog de El Dendecillo de mi Cocina y si te gusta te apuntas en los dos, tenemos el mismo sorteo y así tienes más posibilidades, te apuntas en los dos.
    DUENDECILLO....
    http://trini-recetas.blogspot.com.es/2012/12/sorteo-expres-del-duendecillo.html

    ResponderEliminar
  2. con lo importante que es comer relajado, la comida rapida sabe bien pero no como para comerla todos los dias, lo malo es el tiempo que muchas veces no tenemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, comer relajado es placentero, pero sobre todo saludable.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, creo que llevas mucha razón y que los días se nos quedan cortos y no tenemos tiempo de disfrutar de la comida en condiciones, pues sobre todo en estas fiestas comemos por comer, pero sin saborear a veces la comida. Una entrada muy interesante la que nos dejas hoy.
    Espero que pases unas felices fiestas en compañía de familiares y amigos y que el próximo año venga cargado de cosas buenas, para todos los tuyos.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felices fiestas para tí también Paco. ¡Un abarazo!

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo en que a veces parece que se va a acabar el mundo y nos va a pillar en ayunas y por eso tenemos que aprovisionar el estómago. Algún dia tendremos que aprender a relajarnos. Aprovecho para desearte una muy Feliz Navidad. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. En algunos aspectos deberíamos de volver a la esencia y no perdernos en lo superfluo y sobre todo ir con menos prisas, saboreando los momentos. Me quedo viendo más cosas en tu blog y aprovecho para felicitarte las fiestas, que disfrutes con todos los tuyos. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar